Lo último en Viajero Crónico

17 abril 2018

23 libros de viaje perfectos para regalar en Sant Jordi

Como cada 23 de abril, llega la diada de Sant Jordi, una fecha señalada para los catalanes y que está llena de tradiciones. Sant Jordi llena las calles catalanas de rosas y libros y justamente de eso va a tratar este post: de libros. Os voy a proponer 23 libros relacionados con los viajes que, por supuesto me he leído y creo que valen la pena. No hay mejor día que Sant Jordi para regalar un libro que inspire a viajar así que, esta es mi lista que, espero que os guste!


Podéis acceder a la compra de los libros haciendo click en la imagen de la portada.

1. El último tren a la zona verde
(Paul Theroux) 

Este libro me enganchó de una manera extrema y siempre lo recomiendo entre mis amigos. Paul Theroux narra su aventura por tierra desde Ciudad del Cabo hasta El Cairo, un viaje con el que muchos hemos soñado alguna vez. El autor parte de la ciudad sudafricana y describe como es cruzar el gigantesco e inexplorado continente africano por tierra, con sus aventuras y desventuras, pero sobretodo enseñando por el camino como es ese continente que en algunos lugares remotos nos queda lejísimos. Un libro que supera la narrativa de viajes como tal y que permite aprender mucho del continente africano.

https://www.amazon.es/%C3%BAltimo-tren-zona-verde-LITERATURAS/dp/8420410810/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1523866013&sr=1-1&keywords=el+ultimo+tren+a+la+zona+verde&dpID=51dohtJFPoL&preST=_SY264_BO1,204,203,200_QL40_&dpSrc=srch

2. Hacia rutas salvajes (Jon Krakauer)

Primero vi la película y la historia me fascinó tanto que decidí, pese a saber el final, comprarme este libro que devoré en un par de días. La historia, basada en un hecho real, sigue un ritmo vertiginoso y en muchos momentos te hace pensar que la realidad supera la ficción. Hacia rutas salvajes acaba su historia en la inhóspita Alaska y te mete de lleno en el papel del protagonista.

https://www.amazon.es/Hacia-rutas-salvajes-B-BOLSILLO/dp/8496778746

3. Ébano (Ryszard Kapuściński) 

Una viaje por el África más profunda. Este libro es interesantísimo desde el punto de vista cultural y permite conocer algunos rincones o costumbres absolutamente desconocidos para la inmensa mayoría. Es probablemente uno de los mejores libros sobre África y mezcla además esa descripción del continente y sus gentes con la narrativa del viaje como tal, con anécdotas y sobresaltos que te mantendrán enganchado a su lectura. Fue uno de los primeros libros que me leí sobre África y sobre viajes y desde entonces, es uno de mis referentes.

https://www.amazon.es/%C3%89bano-Cr%C3%B3nicas-Ryszard-Kapuscinski/dp/8433925458/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1523867327&sr=8-1&keywords=ebano+libro&dpID=41qGFg1UthL&preST=_SY264_BO1,204,203,200_QL40_&dpSrc=srch

4. En el gallo de hierro (Paul Theroux)

Un viaje en tren (otra vez, sí!) recorriendo toda China, un país que describe como enorme y que pretende conocer como debe ser, desde tierra. Un recorrido de miles de kilómetros en el que este famoso autor nos describe China a la perfección y en el que evidentemente, no está carente de anécdotas.

https://www.amazon.es/EN-EL-GALLO-HIERRO-BOLSILLO/dp/8498722616

5. Grandes Viajes (Lonely Planet)
 
Este libro describe algunos de los grandes viajes que se pueden hacer a través de todo el planeta. Retos extraordinarios e impensables en muchos casos y otros viajes menos épicos, pero también de gran interés. El Transiberiano, la Ruta 66, la Ruta de la Seda, el Gran Trek y muchos otros viajes y lugares destacados alrededor del mundo descritos para ponerte los dientes largos y bien mezclados con recomendaciones literarios y audiovisuales de los destinos, rutas a seguir y atajos o desvíos recomendables. Una guía completísima para el gran viajero.

https://www.amazon.es/Grandes-viajes-nuevo-formato-espectaculares/dp/8408154338/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1523870071&sr=8-1&keywords=grandes+viajes+lonely+planet&dpID=61iIwCTx5JL&preST=_SX198_BO1,204,203,200_QL40_&dpSrc=srch

6. En la Barrera (Gabi Martínez)

El autor aprovechó su primer gran viaje, un Interraíl (¡igual que yo!) para conocer a varios escritores y tras eso, ha sido un no parar de viajar. En este libro narra su ruta por la costa de Queensland, en el oeste de Australia y enlaza sus relatos con conversaciones, datos y descripciones de los monumentales paisajes que en encuentra por el camino que recorre siguiendo la Gran Barrera. ¡Si tras leer este libro no te apetece salir de viaje es que no tienes sentimientos!

https://www.amazon.es/En-Barrera-Heterodoxos-Gabi-Mart%C3%ADnez/dp/8493927473

7. El Tao del viajero (Paul Theroux)

Una de las mejores obras de Paul Theroux, que escribió este libro para recoger extractos de todas sus obras junto a otros pasajes de famosos viajeros y crear así un documento con el que preparar y disfrutar de tus viajes. En este libro encontrarás algunas de las recomendaciones de viaje más curiosas y todas, mezcladas con relatos de sus increíbles aventuras.

https://www.amazon.es/El-tao-del-viajero-LITERATURAS/dp/8420402710

8. Blood River: A Journey to Africa's Broken Heart (Tim Butcher)

El único 'pero' de este gran libro es que no está traducido al castellano, pero por lo demás, es una obra maestra de los viajes por África. El autor se adentra en el Congo siguiendo los pasos del explorador Stanley pese al turbulento momento que vive el país y sigue el camino del río en solitario, descubriendo lugares recónditos y viviendo experiencias al límite. Tras más de 2.500 millas de viaje, el autor finaliza su viaje y este libro es lo que queda de esa hazaña.

https://www.amazon.es/Blood-River-Journey-Africas-Broken/dp/0099494280

9. Océano África (Xavier Aldekoa)

Uno de esos libros que coges y no puedes soltar hasta que lo acabas. Xavier Aldekoa nos descubre en este, su primer libro, el continente africano y la manera en la que es lo vive. Él mismo describe a su libro como 'un libro de y desde África'. Nos narra algunos relatos estremecedores y otros divertidos, pero siempre con la esencia del que conocer y vive África como un continente único. He tenido la suerte de poder asistir a alguna pequeña conferencia que ha hecho en Barcelona y su manera de hablar y de vivir el periodismo y los viajes, hace que te entren ganas de coger la mochila y largarte al primer destino que se pase por la cabeza.

https://www.amazon.es/Oc%C3%A9ano-%C3%81frica-ODISEAS-Xavier-Aldekoa/dp/8499423655

10. Oriente Medio, oriente roto (Mikel Ayestarán)

Leer relatos de un reportero de guerra siempre es interesante. Si, además, como es el caso, son de actualidad y se tratan con una perspectiva tan real como la de Mikel Ayestarán, hacen que el libro sea casi imprescindible de leer. En esta obra aprenderás lo inimaginable sobre Oriente Medio, sus conflictos, sus guerras internas y su complejo entramado de culturas y etnias que en muchos casos llevan a la auto-generación casi innata de conflictos y de grupos terroristas como Estado Islámico o Al Qaeda.

https://www.amazon.es/Oriente-Medio-roto-huellas-abierta/dp/8499426115/ref=pd_bxgy_14_img_3?_encoding=UTF8&psc=1&refRID=X7XEWMJKBJMDVCTM9599

11. Hijos del Nilo (Xavier Aldekoa)

Un libro que explica historias que el autor se encuentra a través del Nilo, un río que recorre desde su nacimiento en Uganda y Etiopía, hasta su desembocadura en el Mar Mediterráneo. Gracias a este libro, sentí algo especial al descubrir el nacimiento del río en Uganda. Aldekoa cuenta historias de paz y bondad, pero también algunas de crudeza en países como Sudán, uno de los países más pobres de África pese a tener a este gran río como arteria que lo cruza. El Nilo recoge centenares de culturas, etnias, costumbres...es sinónimo de multiculturalidad y no hay mejor manera de aprender todo lo que representa este río para el continente, que leer las aventuras del periodista a través de él.

https://www.amazon.es/Hijos-Nilo-ODISEAS-Xavier-Aldekoa/dp/8499425917/ref=pd_bxgy_14_img_2?_encoding=UTF8&psc=1&refRID=X7XEWMJKBJMDVCTM9599

12. Malí Blues (Lieve Joris)

Sigo con libros del continente africano, probablemente el que más me apasiona. En este caso seguimos los pasos de Lieve Joris a través de África, que se centra en explicar historias de personajes concretos que conoce a lo largo del camino. Historias reales, de gente real. Historias que en nuestro mundo podrían tener una solución sencilla y que en el continente africano representan mucho más. Es un libro de relatos no demasiado extensos con historias reales y sentido del humor, como la historia de Amadou, un chico en busca de la señal televisiva en Podor, un pueblo a orillas del río Senegal. Si lo leéis, sabréis de lo que hablo y posiblemente paséis un buen rato con estos personajes y sus historias.

https://www.amazon.es/Mal%C3%AD-blues-HETERODOXOS-Lieve-Joris/dp/8493927430

13. La sombra de la ruta de la seda (Colin Thubron)

La ruta de la seda es un viaje fascinante y en este libro se relata a la perfección el viaje del autor, desde lugares como la famosa Xi'an pasando por países como Afganistán y en cualquier medio de transporte que puedas imaginar. En total, Colin Thubron hace más de 10.000 kilómetros a través de Europa y Asia. En un libro genial para hacerse la idea de lo que representaba la ruta comercial más grande que ha existido y que unía países muy diferentes.

https://www.amazon.es/sombra-Ruta-Seda-Odiseas/dp/8499422853

14. La era de la yihad (Patrick Cockburn)

Uno de conflictos. En este caso del reportero Patrick Cockburn, que cubre los sucesos más importantes de Oriente Medio de manera directa y personal. Aborda los conflictos desde su experiencia, da claves del conflicto, contextualiza de manera sublime y te hace sentir como si fueses un actor principal del mismo. Es por momentos un libro denso por la cantidad de datos que recoge es impresionante, pero merece la pena su lectura y más aun sabiendo que fue uno de los que adelantó la potencial aparición del grupo terrorista ISIS en la zona. Es sin duda, uno de los referentes en Oriente Medio.

https://www.amazon.es/Era-Yihad-Patrick-Cockburn/dp/8494588605

15. Un día más con vida (Ryszard Kapuściński)

Él mismo lo ha considerado como su mejor obra y puede que pocas personas estén en desacuerdo. Un libro sobre la independencia de Angola tras la revolución de los claveles que trata el tema de una manera similar a un diario de viaje. Habla del éxodo vivido en el país y el progresivo avance del conflicto hasta convertirse en un combate crudo y sangriento. Es la mejor manera de conocer de cerca este país y el conflicto que dio lugar a su independencia.

https://www.amazon.es/D%C3%ADa-M%C3%A1s-Vida-Compactos-Anagrama/dp/8433973851

16. La danza del leopardo (Lieve Joris)

Tardé en descubrir a esta fascinante escritora pero desde que lo hice, cada libro suyo me gusta más. Este libro en concreto, trata sobre su regreso al Congo cuando el país vivía uno de sus peores momentos y toca temas tan delicados como el de los niños soldado. Si te interesan los temas del continente africano, Lieve Joris y La danza del leopardo es uno de los libros que no debes dejar de leer.

https://www.amazon.es/Danza-Del-Leopardo-HETERODOXOS/dp/8494105221

17. El Gran Bazar del ferrocarril (Paul Theroux)

Una nueva aventura en tren de uno de mis autores predilectos (a estas alturas ya lo habréis notado...). Esta vez narra su viaje en tren por Turquía, el Extremo Oriente y Siberia y contextualiza su amor por los trenes en sus vivencias de niño. Theroux, en este libro, describe al tren como el viaje en si mismo y no como el medio para llegar de un punto a otro y ofrece una visión romántica de este medio de transporte.

https://www.amazon.es/GRAN-BAZAR-FERROCARRIL-FORMATO-GRANDE/dp/8466320938

18. Ciudad Abierta (Teju Cole)

Descubrí a este autor en una conversación por Twitter con Xavier Aldekoa, que me lo recomendó ante mi inquietud por conocer escritores africanos. Pese a que no soy el más amante de las novelas, el acierto no pudo ser mayor con este libro, que trata sobre Julius, un joven psiquiatra nigeriano que reside en Nueva York y que siente la necesidad de caminar sin rumbo por las calles de Manhattan mientras deja fluir sus pensamientos. La novela trata de enlazar el espacio físico y psíquico que recorre Julius en cada una de sus salidas.

https://www.amazon.es/Ciudad-Abierta-Narrativa-del-Acantilado/dp/841527792X

19. El Nilo: Cartas de Egipto (Gustave Flaubert)

En 1849 Gustave Flaubert y su amigo y fotógrafo Maxime Du Camp parten hacia Egipto en busca de unas tierras que fascinaban en occidente. En esta especie de crónica de viajes detalla su ruta a través del Nilo durante nueve meses y describen la grandeza de sus monumentos y del imperio. Y si quieres saber algo más sobre su travesía, puedes comprar alguna de las ediciones que incluyen las cartas de Flaubert (inéditas en castellano) o las fotografías tomadas por el mismísimo Du Camp.

https://www.amazon.es/El-Nilo-Cartas-Peque%C3%B1a-Biblioteca/dp/8496974758

20. Mal de altura (Jon Krakauer)

Del escritor de 'Hacia rutas salvajes', este libro es como si estuvieses leyendo mientras corres; acabas exhausto. Krakauer, además de escritor, era montañero y justamente de montaña va esta lectura. El tema es la tragedia de 1996 en el Everest cuando varios miembros de tres expediciones diferentes (Krakauer formaba parte de una de ellas) se ven sorprendidos por una tormenta mientras descendían de cima.

https://www.amazon.es/Mal-altura-Jon-Krakauer/dp/8466302239

21. Atlas de las ciudades perdidas (Aude de Tocqueville)

Un libro alucinante para los amantes de los viajes y la geografía. En él se presentan hasta cuarenta ciudades actualmente desaparecidas o abandonadas como la de Jeoffrécourt, una ciudad surrealista en plena Francia. ¿Te animas a conocer alguna de estas ciudades desconocidas?

https://www.amazon.es/Atlas-ciudades-perdidas-Aude-Tocqueville/dp/8408145320/ref=pd_lpo_sbs_14_img_0?_encoding=UTF8&psc=1&refRID=WTFBKB8981NNDBW47A69

22. Viajes con Heródoto (Ryszard Kapuscinski)

En esta obra, el afamado Kapuscinski aprovecha para contarnos sus inicios y la influencia que en él tuvo el primer gran historiador, reportero y viajero: Heródoto. La curiosidad que movió al viajero griego se ve reflejada ahora en el autor polaco en un libro que formula preguntas existenciales y pronuncia alguna frase como una que se me ha quedado grabada y siempre llevo conmigo: "El sentido de la vida es cruzar fronteras". Pero no habla únicamente de fronteras físicas, sino de fronteras como el idioma o los prejuicios que tanto nos frenan. China o Egipto son algunos de los destinos de los que habla y en los que nos explica como rompió algunas barreras.

https://www.amazon.es/Her%C3%B3doto-Compactos-Anagrama-Ryszard-Kapuscinski/dp/8433973304

23. Cinco viajes al infierno (Martha Gellhorn)

Martha Gellhorn fue corresponsal de guerra durante muchos años y decidió escribir tras un incidente en Grecia. En este libro nos relata cuales fueron los mejores de sus peores viajes. Y ojo que, no hablamos de una cualquiera, Martha Gellhorn nos relata cómo compartió viaje con Ernest Hemingway o también escribe sobre una de las travesías más duras con las que se encontró; la de cruzar África de oeste a este. Como ella decía, hay que saber sacar las cosas buenas de cada destino porque, el próximo viaje puede ser peor.

https://www.amazon.es/Cinco-viajes-infierno-Aventuras-HETERODOXOS/dp/8493755559

Y ahora ya tienes un montón de opciones para regalar así que, ¡no te quedes sin libro en Sant Jordi!

11 abril 2018

10+1 lugares imprescindibles que ver en un viaje a Costa Rica

¿Qué convierte un viaje a Costa Rica en un recuerdo que nos enamora a todos los que la visitamos? La respuesta es un cóctel de naturaleza, clima y carácter local imposible de encontrar en ningún otro lugar del mundo. Seleccionar unos pocos lugares es casi un sacrilegio, pero en este post os voy a presentar mi lista de los lugares que nadie deberías perderse en un viaje a este pequeño paraíso centroamericano ¡Un viaje a Costa Rica es pura vida!

El país tico es sinónimo de naturaleza. Lo que para algunos países podría ser una frase hecha sin mucho más significado, en el pequeño país centroamericano es una realidad ya que, es el país con el mayor número de espacios protegidos del planeta, representando un 25% del total de la superficie del país y se estima que allí está almenos un 5% de la biodiversidad mundial. Costa Rica tiene 27 parques nacionales, 58 refugios de vida salvaje o 15 humedales protegidos entre otras muchas cosas. En total, más de 160 espacios protegidos que junto a sus playas paradisíacas en los dos océanos que lo bañan o sus volcanes, convierten al país en el resultado de una mezcla explosiva. Así que si lo que buscas es un viaje en el que te gustaría mezclarte con la naturaleza, no lo dudes, Costa Rica es probablemente uno de los mejores destinos para ello y yo te propongo estos lugares que harán que te enamores de este pequeño pulmón en medio de América.

1. Parque Nacional Tortuguero

Dicen de él que es el pueblo más feliz del planeta. Aislado completamente, únicamente se accede a él a través de las lanchas que salen de algunos de los puertos que conectan con el Parque Nacional de Tortuguero. El más famoso es posiblemente el de muelle de La Pavona, por ser el más cercano a la capital, San José. Sus canales forman un laberinto que se mezcla con una densa selva que da cobijo a centenares de especies increíbles. Allí es fácil ver caimanes a unos pocos metros de distancia, tortugas de río, perezosos y varios tipos de monos, aulladores y araña sobretodo. Además, si vas en temporada, puedes presenciar el impresionante desove de las tortugas en sus playas, a las que acuden en grupos de cientos de ejemplares y que con un poco de suerte te permitirá ver a la tortuga laúd, la más grande del mundo. Hablar de Tortuguero es hablar de unos los lugares más ricos en fauna y flora de todo el mundo y eso, os aseguro, es mucho hablar.

foto desde la lancha con el canal delante y los árboles que lo rodean
Los canales de Tortuguero están llenos de fauna

Primer plano de rana verde con ojos rojos y patas naranjas
Una de las imágenes de Costa Rica

2. Parque Nacional Manuel Antonio

Es el destino ecoturístico por excelencia y el lugar al que acuden más visitantes y más masificado. El recuerdo que yo me llevo de aquí es el insoportable calor que hizo durante esos días, pero debo decir que compensa en cuanto pisas el espacio protegido del PN Manuel Antonio, con sus playas paradisíacas y sus senderos. El agua es cristalina y la arena está custodiada a sus espaldas por la densa vegetación, hogar de los mapaches y varias especies de mono, los tití en su mayoría que vigilarán de cerca tus pertenencias y se las harán suyas al mínimos descuido.


 El Parque Nacional de Tortuguero y el Refugio Nacional Silvestre Vida Ostional son probablemente los dos mejores lugares de Costa Rica para presenciar en increíble espectáculo natural del desove de las tortugas y aunque las épocas para verlo son muy diferentes. Mientras que, en el primero, los mejores meses van de diciembre hasta abril, en el segundo, la mejor época para ello es entre los meses de julio y octubre.


 
3. Volcán Arenal

Uno de los lugares que a mí más me alucinó desde que lo vi por primera vez hasta que lo dejamos atrás en el camino. Ver algunos saltos de lava desde la lejanía durante la noche fue una experiencia que recuerdo aún emocionado. ¡¡Era la primera vez que veía lava!! El volcán sigue activo y su forma cónica es casi perfecta, cumpliendo casi a la perfección con lo que uno espera cuando va a ver un volcán. En las cercanías del volcán hay infinidad de actividades que puedes realizar, desde canopy o aguas termales hasta la visita a las bonitas cataratas La Fortuna o algunos trekkings. Y si hablamos de trekkings en la zona, el más famoso es posiblemente el ascenso al Cerro Chato; una subida intensa que te llevará hasta un lago volcánico impresionante.

Un amigo y yo en cuclillas con el cartel de cerro Chato a nuestra derecha
Inicio del ascenso al Cerro Chato

Yo con una amiga justo detrás y otro amigo que viene al fondo en el ascenso por el sendero al cerro chato, con árboles a ambos lados
¡¡Ya estamos llegando a la cima!!

4. Volcán Poás

No es tan espectacular como el Arenal, pero te permite subir hasta su cráter, que emana fumarolas de tanto en cuando y, llegar a las Laguna Botos. Para que la experiencia sea buena sólo deberás cumplir una condición: ir temprano (los accesos abren a las 8 de la mañana), ya que la niebla lo cubre casi por completo a mitad de mañana y únicamente deja ver el lago en alguna de sus partes. Lo mejor del volcán Poás son sin duda sus vistas y la vegetación que rodea el entorno, una estampa que convierte a este parque nacional, muy cercano a San José y Alajuela, en uno de los más visitados del país.

Imagen desde arriba de la laguna del volcán, con agua de color azul intenso y una leve fumarola que sale de ella
La laguna en lo alto del Volcán Poas

5. Monteverde

Naturaleza en estado puro. Monteverde es como volver al edén. Su impresionante bosque nuboso (¡¡no te olvides el chubasquero!!) ofrece la posibilidad de realizar caminatas y descubrir la flora y la fauna del lugar en un entorno natural majestuoso. Esta localidad exprime al cien por cien su frondoso paisaje ofreciendo al viajero la posibilidad de caminar por un entramado de puentes colgantes por encima del tapiz verde que quitan el hipo o lanzarse a hacer canopy en algunas de las cuerdas más largas y altas del mundo. Monteverde es el lugar de entretenimiento por excelencia en Costa Rica. Y atención, con un poco de suerte podrás escuchar o ver algún ejemplar del esquivo quetzal, una de las aves más simbólicas de Centroamérica.

Yo caminando de frente en un puente colgante con la vegetación a ambos lados
En los puentes colgantes de Monteverde

6. Parque Nacional Cahuíta 

En pleno caribe y muy cerca de la frontera con Panamá, se encuentra este paraíso natural con aires rastafaris. Sus playas y su vegetación son fascinantes y es un lugar perfecto (hay varios en el país) para ver perezosos. Además, puedes alquilar una bici y recorrer la carretera que va por la costa y darte un baño en playas paradisíacas como Playa Cocles (famosa entre los surfistas) o Playa Blanca y acabar la ruta comiendo en el pintoresco pueblo de Manzanillo. Personalmente, ¡me hubiese quedado aquí una eternidad!

yo en la playa de cahuita, de pide enseñando una herida que me hice en el braso en una caída
Las playas de Cahuíta son impresionantes

7. Puerto Viejo de Talamanca

Este pequeño pueblo situado entre Cahuíta y Manzanillo me fascinó hasta el punto que decidí ampliar mi estancia allí unos días más. Puede que no todo el mundo que llegué a él acabé igual de maravillado ya que, al fin y al cabo, es un pueblo de pequeño, de calles sin asfaltar y medio muerto durante el día, pero que se va activando a ritmo del reggae de sus garitos conforme van pasando las horas. Esos mismos bares que de repente cierran un día sin previo aviso porque están cansados o porque tal como me explicó una chica californiana que regentaba un pequeño bar de copas, porque ya había ganado el dinero que necesitaba esa semana. Ese ritmo pausado al que todo se mueve en Puerto Viejo se apoderó de mí. Bueno, eso y sus playas de ensueño bañadas por el Caribe y su naturaleza salvaje. Perderte por algunas de sus playas, sentarte en un bar con vistas al océano y disfrutas de un rice & beans con una buena cerveza Imperial acaba enganchando a cualquiera. Podéis leer el post que escribí sobre Puerto Viejo aquí. ¡Y es que Puerto Viejo es Pura Vida!!

la playa de Punta Uva, de arena blanca, con una palmera a la izquierda en la arena y el mar a la derecha
Playa de Punta Uva

8. Parque Nacional de Corcovado

Uno de los lugares donde es más complicado llegar (y en época de lluvias aún más) y eso evita que muchos visitantes al país lo pasen por alto, pero es importante saber que esta reserva es la que tiene más biodiversidad de todo el planeta (un 3% de la biodiversidad de todo el mundo se encuentra concentrada aquí!!), incluso más que el mismísimo Amazonas. Aquí tienes infinidad de senderos para caminar entre una densa selva acompañado por los guacamayos que casi tiñen el cielo de color rojo. Pero Corcovado es aún más y es que, puedes encontrar kilómetros de playas vírgenes donde las palmeras llegan casi a la orilla y donde es posible (en temporada) ver ballenas realmente muy cerca de la costa. Otro de los grandes atractivos puede ser ir en busca de animales salvajes tan esquivos como el puma, el jaguar o el ocelote, que habitan en su selva.


Corcovado es uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta. En este espacio reservado habitan más de 150 especies de mamíferos y entre ellos, puedes encontrar los principales felinos como el jaguar, el puma o el ocelote, que a su vez y como podéis imaginar, son los más difíciles de ver. También se puede ver el esquivo tapir y el extraño guacamayo escarlata, desaparecido en gran parte de Centroamérica.



9. San José y Alajuela

Cómo es habitual iniciar y acabar todo viaje a Costa Rica en estas ciudades, la primera capital del país y la segunda, donde se encuentra el aeropuerto internacional, hay que almenos, sacarles algo de partido. Resulta evidente que, si ya has viajado a otros países de la zona, San José no es tan atractiva por no tener un casco antiguo colonial como tienen otras, pero puedes encontrar aquí algunos lugares como la Plaza de la Abolición del Ejército (Costa Rica es uno de los pocos países del mundo que no tiene ejército) o la Catedral Metropolitana. En Alajuela, el Parque Central y la iglesia de la Agonía ofrecen un escenario bonito a los que vayan a pasar unas horas en la ciudad.

10. Río Celeste

Uno de los lugares que sorprendentemente, menos gente visita es el río Celeste, en las faldas del volcán Tenorio. Se trata de un espacio protegido por el que se puede caminar siguiendo el curso del río, de un color turquesa tan intenso que, parece estar pintado. En algún momento del camino llegarás a unas impresionantes cascadas en las que por desgracia y aunque el calor te sugiera lo contrario, está prohibido bañarse. El color del río se debe a un tipo de compuesto mineral responsable de reflejar los tonos celestes de la luz solar que llega al río.

Cascada del río celeste, que baja entre la vegetación y cae varios metros a una laguna de azul celeste
Cascada del Río Celeste

10+1 Puente sobre el río Tárcoles

Esta es una sugerencia un tanto extraña ya que, es tan solo un puente por el que pasarás casi sin darte cuenta. Pero ojo, márcalo bien en el mapa porque parar en él es totalmente obligatorio. Sí, es un puente normal que pasa sobre el río Tárcoles, pero con una peculiaridad: ¡¡justo debajo vuestro, a unos pocos metros, en el río, veréis decenas de cocodrilos!! ¡¡Algunos son enormes!! Es algo a lo que estamos tan poco habituados que impresiona. Y si pensáis que verlos puede depender de la suerte, estad tranquilos, aquí los cocodrilos están siempre.

Varios cocodrilos en la orilla del río, a la derecha
Los cocodrilos sobre el puente del río Tárcoles

Haz turismo responsable

Costa Rica es un país ideal para poner en práctica el turismo responsable. Es importante respetar el entorno de un país que vive por y para la naturaleza y sobretodo, seguir los consejos de los profesionales que os guíen en alguna salida de avistamiento de fauna. Todo lo que hagamos afectará positivamente para que este paraíso natural siga siendo uno de los destinos mundiales de ecoturismo por excelencia.

Si el tema te interesa, puedes leer más y adherirte al Manifiesto del Viajero Responsable, un código de buenas prácticas que en realidad, deberían ser prácticas habituales.

Estas son las ubicaciones de todos los lugares de la lista:


05 abril 2018

Visita a Tel Be'er Sheva, recorriendo una ciudad con 6000 años de historia

Tel Be'er Sheva, situada al este de la ciudad de Beersheva, es una pequeña ciudad en ruinas en la que se dice que pasó parte de su vida Abraham. Declarada Parque Nacional por las autoridades israelís, fue también declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2005 por representar a la perfección lo que era una ciudad bíblica de las tierras de Israel y de las culturas que predominaban en el momento, con una envidiable planificación de la ciudad, incluido su sistema de recogida de agua.

las ruinas vistas desde la torre de observación
La ciudad desde la torre de observación

Es un recinto pequeño que se puede visitar en un breve espacio de tiempo, no te ocupará más de una hora. Nosotros aprovechamos el último día de nuestro viaje por Israel y los territorios palestinos, en el camino de vuelta desde el Mar Muerto hasta el aeropuerto de Tel Aviv para hacer esta parada intermedia, que resultó de lo más interesante.

Para empezar, es importante pensar que esta ciudad es una de las más antiguas que existen y entrar a ella ya es dar un paso dentro de la historia de Tierra Santa. Antes de entrar a la ciudad encuentra un altar de piedra del siglo VIII a.C., usado para los sacrificios, réplica del original, que está en el Museo de Israel.

vista desde abajo de las ruinas con la torre de observación al fondo
Al fondo, la torre de observación

vista de una de las habitaciones en ruinas desde dentro, con paredes formadas por piedras de una altura no superior a las rodillas

Avanzando, primero encontrarás el pozo, de 69 metros de profundidad y situado justo a las afueras de la antigua ciudad. Justo al lado, llegas a la puerta principal de entrada a la ciudad, que deja entrever las dos torres de vigilancia que antaño tenía. Una vez en el interior de la ciudadela, de tamaño muy reducido, se distinguen las diferentes estancias que con ayuda del mapa que recoges al pagar la entrada sabrás diferenciar. El Palacio del gobernador, los almacenes...

Pero sin duda, el momento culminante de la visita llega cuando subes a la plataforma construida en medio de la ciudad, desde la que puedes ver Tel Be'er Sheva desde la altura y en 360 grados, quedando al fondo las actuales ciudades de Beersheva y Omer. Tómate tu tiempo aquí, observando las diferentes estancias y la ubicación de la ciudad, en un entorno privilegiado en las lindes del desierto de Neguev.

mapa de lo que era la antigua ciudad de Tel Be'er Sheva
Mapa de la antigua ciudad

Aún queda otra de las joyas mejor guardadas de la ciudad; su sistema de recogida y almacenamiento de agua era ya por entonces un sistema moderno y que servía para abastecer a la ciudad gracias a las cisternas que se encuentran 20 metros bajo tierra y que puedes recorrer en un camino que te llevará de nuevo hasta las taquillas del recinto. Solo por este recorrido bajo tierra ya merece la pena parar en esta ciudad de más de 6.000 años de antigüedad.

 

Y ya que estoy aquí, ¿qué más puedo visitar en Beersheva?

Aunque de un poco de pereza entrar en una ciudad de más de 200.000 habitantes (la tercera más grande de Israel) para un par de horas, nos decidimos a hacerlo y pusimos rumbo a Beersheva, a muy pocos kilómetros de donde estábamos, atraídos por uno de los mercados más pintorescos de Israel. En la calle Jevrón encuentras el Mercado Beduino, donde puedes encontrar todo tipo de artesanías beduinas asociadas a los habitantes del cercano desierto del Neguev. Aquí se notó nuestra falta de planificación y nos quedamos con las ganas de verlo ya que, ¡¡solo abre los jueves!!

Y si aún tienes unos minutos libres, puedes acercarte al Pozo de Abraham, otra de las paradas habituales de los peregrinos. Un pozo que se cree que Abraham excavó como parte de su pacto con Avimélej y que pondrá el punto y final a tu visita por los alrededores de Beersheva.

Nosotros, algo desmoralizados tras el fiasco del mercado y con el tiempo bastante justo para llegar al aeropuerto y coger el vuelo de vuelta a casa, decidimos saltarnos la parada y tomar la carretera con destino a casa.

SUSCRÍBETE AL BLOG y recibe el primero mis artículos